Bio


HERNAN LERNER: AMANTE DE “LA CANCIÓN QUE CUENTA”

Con casi 20 años de trayectoria como músico y compositor, Hernan Lerner conserva la mística de la producción independiente y el compromiso con “la canción que cuenta”.

Nacido en Buenos Aires en 1974 y criado en el bohemio barrio de Ituzaingo, llamado “el oasis del Oeste”, Hernan Lerner cultiva la tradición familiar ligada a las artes plásticas, la escritura y la dirección coral, dándole la posibilidad de expresar desde niño su visión de la realidad. Sus inquietudes le llevan a realizar estudios musicales de guitarra y voz y a los 16 años comienza a escribir canciones, compartiendo experiencias con otros músicos locales.

Devoto de la rumba, ha sabido tomar a los cantautores más destacados del pop rock melódico actual -Drexler, Sabina, Kevin Johansen…- como claros inspiradores de su música. Pero Hernán Lerner arriesga, sorprende como un niño que experimenta incansablemente y logra un trabajo musicalmente sólido, ecléctico y muy personal, que conmueve y nos acerca íntimamente desde el corazón a la vida misma.

En 1997 firma su primer contrato discográfico y tres años después debuta con “Paloborracho” (2000), álbum en el que fusiona rock, canción y tango. A este primer disco le siguen otros relacionados con una búsqueda musical y una mirada personal crítica sobre el mundo: “No incluye hits” (2002), “Luces de otoño” (2005) y “Fotos de invierno” (2007); este último lo conecta con otros cantautores como el madrileño Javier Maroto y lo lleva a impregnarse de compromiso social, realizando conciertos a beneficio de hogares de niños de la calle.

Su gran necesidad personal de expresión y su prolífica búsqueda como compositor le conducen a grabar dos discos testimoniales: “Pirata” (2009) y “50 asaltos frustrados a un corazón blindado” (2010), ambos como recopilación de canciones y poesías que no resisten la mirada de un productor artístico por impunes y desesperadas. Estos dos pequeños álbumes, plasmados a guitarra y voz, tienen el objetivo, al igual que los primeros trabajos de su carrera, de no dejar “nada guardado”.

La búsqueda de respuestas más profundas sobre las emociones y el mundo actual lo arrojan a un periodo compositivo muy prolífico que da frutos en 2011 con el álbum “Canción de autor”. A partir de ese momento comienza un periodo de giras propias y con figuras internacionales destacadas, como Olga Román, principal colaboradora vocal de Joaquín Sabina, abriendo los catorce shows de la genial artista en su gira por Argentina en 2012. Además acompaña al cantautor mexicano Alejandro Filio en sus presentaciones en Rosario, Córdoba y Buenos Aires.

El disco “Sin doble filo” (2013) logra una gran acogida del público, prolongando las giras por Argentina durante todo 2013 y 2014 en las que suma a las de este álbum una selección de las mejores canciones de los anteriores.

Entre viajes, escenarios y hoteles, Hernán prepara el repertorio de su último disco hasta la fecha, “Para tus malos ratos” (2015), un trabajo inspirado en los profundos sentimientos de protección hacia la mujer, el disfrute del presente y anécdotas propias. Un álbum que es reflejo de su madurez artística como cantautor.

Nace y Crece: El ciclo de la vida sin dejarse nada en el tintero. Una música de soft-rock para volver a caminar sobre las huellas que el ser humano ha ido dejando desde el principio de los tiempos. Un canto al disfrute y la celebración de la vida, eso que a todos nos ocurre queramos o no.

Pata tus malos ratos: Rumba suave y balsámica para borrar de un plumazo las sombras de la enamorada. Nada malo puede pasar cuando se “hace de la vida un placer”, cuando el río de los sentimientos se lleva todo lo que no nos hace bien.

Zorras: A vueltas con el adulterio, con el interés, con las amor lleno de aristas afiladas que dejan heridas que a veces no cicatrizan. Pero como dijo Dante: “Del cobarde no hay historia”, así que tropezamos una y otra vez en la misma piedra que nos promete un amor que, simplemente, nunca será perfecto. Gran tema de Lerner, fiel analista del amor en todas sus variantes.

“Hernan Lerner apunta y da en el centro de la diana. Sus canciones, como dardos, se clavan en la atención de quien le escucha, dejando claro que la canción de autor tiene presente, futuro, entidad y belleza suficientes como para brillar en lo alto. Un artista destinado al ser centro de atención en lo suyo.”

Fernando Martín


Compartí